Beneficios de los exfoliantes y las mascarillas faciales.

0
69

En el instituto de cosmetología  expertise, creemos en los beneficios de la exfoliación facial, además de usar nuestra arma secreta después de la exfoliación, que es ……“la mascarilla facial”.

Es altamente recomendado que después de haber realizado una exfoliación ya sea por  tu cuenta en casa o de forma profesional , después de remover el exfoliante, proceder a la aplicación de una mascarilla adecuada al tipo de afección o condición de tu piel. Esta claro que hombres y mujeres cuidamos cada vez mas nuestra imagen por eso es fundamental incluir en nuestro ritual de belleza  el exfoliante y aprovechar todos sus beneficios para nuestra piel.

Ventajas del exfoliante:

•Ayuda a eliminar la suciedad que se acumula en los poros, debido a la contaminación o el propio sudor.

•Controla la acumulación de sebo.

•Favorece el afeitado (en el caso de los varones)

•Apoya a la regeneración de la piel.

•Prepara la piel para el siguiente paso.

La piel después de la exfoliación estará preparada para recibir el tratamiento y obtener el máximo de los beneficios de la mascarilla .

(tenga en mente el elegir la mascarilla adecuada para los resultados que busca o las condiciones  que necesita corregir)

Recuerda que cada piel es diferente y reacciona  en ocasiones de forma adversa a la exfoliación diaria; por ejemplo usar el exfoliante como limpiador facial

Su uso adecuado es después de haber usado el limpiador facial (tónico facial es opcional)

Tipos de exfoliantes:

•Mecánicos: granulados, cepillo facial, microdermoabrasión

•Enzimáticos: elaborado con compuestos  naturales como papaya, higo o piña recomendados para piel sensible

•Químicos : mejor conocidos como peeling químico, son mas agresivos y usados o recomendados por dermatólogos o especialistas en cuidado de la piel.

La mascarilla es el tratamiento que se aplica sobre el rostro preparado adecuadamente y le otorgara los siguientes beneficios:

•Proteger la piel

•Aportar nutrición para mantener un rostro saludable

•Limpiar mas a profundidad

•Mantener la humedad en las capas profundas de la piel

•Eliminación de células muertas

•Energizar la piel

•Purificar la piel

Tipos de mascarillas:

Hidratantes

Contienen activos hidratantes muy potentes que revitalizan la piel con suavidad. Se recomiendan especialmente para las secas y apagadas. La frecuencia adecuada de aplicación dependerá del nivel de deshidratación de tu piel y de tus necesidades específicas.

Recuerda aplicar una al menos en los meses de verano, cuando la piel sufre las consecuencias de la exposición solar.

Purificadoras

Compuestas esencialmente por arcilla y óxido de cinc, las mascarillas purificadoras corrigen los excesos de sebo, eliminan las impurezas y cierran los poros de la piel dejándola más sedosa. Son perfectas para las pieles más grasas o con tendencia  al acné.

Humectantes

Sus ingredientes principales son a base de aceite que ayudan a lubricar una piel seca o madura, muy aconsejables en temporada de invierno o en lugar en donde el clima sea muy frio.

Antiedad

Compuestas por principios activos con efectos tensores que alisan y dinamizan, las mascarillas reafirmantes tienen un efecto lifting. Algunos productos tienen un efecto rejuvenecedor inmediato y alisan totalmente la piel durante algunas horas (es perfecta para eventos especiales). También es normal que incluyan ingredientes antioxidantes e iluminadores, que devuelvan al rostros la vitalidad perdida.

Calmantes

Reservadas para las pieles sensibles y frágiles, generalmente están compuestas por aceites esenciales y plantas . Son muy hidratantes, disminuyen la sensación de tirantez e incomodidad, descongestionan y dejan la piel suave y relajada. Aplícala tantas veces como quieras y cada vez que sientas la piel especialmente irritada o estresada, ya sea por irritación a un producto o por sobre- exposición al sol.

Consideren lo siguiente:  con los cambios de estación, nuestro cabello piel y uñas requieren de cambios en los ingredientes de los productos que usamos . Por ejemplo: en verano requerimos productos a base de agua que son la fuente de hidratación , en invierno debemos cambiarlos por productos a base de aceites o emolientes que otorgan la lubricación requerida en tiempos de frio.